fbpx
Seleccionar página

Lavar el pelo es una rutina diaria y estamos tan acostumbrados a ella que no nos detenemos a pensar cuál es la manera correcta de hacerlo inclusive podemos estar dañándolo sin querer.

  1. Comienza enjuagando el cabello con agua tibia (nunca caliente) esto ayudará a que la cutícula capilar se abra permitiendo una mejor absorción de los nutrientes de tu shampoo o tratamiento capilar.
  2. Se amable con tu cabello y no lo estrujes al colocar el shampoo utiliza las yemas de los dedos para distribuirlo perfectamente. Realiza un masaje con él se estimula la circulación. Procura elegir un shampoo libre de sulfatos ya que con esto mejorarás tu cabello notablemente con el uso constante, los sulfatos son detergentes muy agresivos que resecan y eliminan las protecciones naturales de tu cabello.
  3. Enjuaga el cabello perfectamente, esto lo preparará para recibir algún tratamiento especial. Las mascarillas a base de extracto de Uva son geniales para hidratar y renovar el cabello deshidratado o maltratado sobre todo por procesos químicos.
  4. Las mascarillas deben usarse de medios a puntas, déjala actuar mientras lavas el resto de tu cuerpo de 3 a 4 minutos.
  5. Finalmente, enjuaga tu cabellera con agua fría. Con esta práctica logras cerrar las cutículas y prolongas el color si usas tinte. No tienes que lavar completamente el cabello con agua fría déjalo para la parte final del lavado.

Tratamiento de Hidratación profunda libre de sulfatos, sales y parabenos.

Trata miento de hidratación con matizador ideal para cabello teñido o con mechas

WhatsApp chat